Desde agosto del 2018 hasta la fecha el Tribunal Ambiental de Santiago carece de 2 ministros, contando sólo con el 60% de su capacidad. Han transcurrido casi 10 meses y aún no se designan las dos vacantes. El dato anterior abre la pregunta sobre la demora en el nombramiento de ministros para los tribunales ambientales.  

El artículo 2º de la Ley 20.600 regula el nombramiento de los ministros ambientales de la siguiente forma: mediante un concurso público el Consejo de Alta Dirección Pública propone una lista de máximo 8 candidatos a la Corte Suprema. Luego, la Corte confecciona una quina. Hecha la quina, el Presidente de la República selecciona un candidato, el cual debe ser ratificado por 3/5 de los senadores en ejercicio.

En el gráfico adjunto, mostramos la cantidad de días que han demorado el nombramiento de 12 ministros ambientales durante el período 2014 a 2018. En el gráfico distinguimos dos etapas: la primera (barra azul) muestra la cantidad de días que transcurre desde que la Corte Suprema define la quina y el Presidente envía el oficio que informa al Senado el candidato seleccionado. La segunda etapa (barra gris) muestra el número de días que demora el Senado en ratificar la elección propuesta por el Presidente. [1]

Como se concluye de los datos, en los últimos cinco años la designación de un juez ambiental ha demorado en promedio 496,75 días, contados desde la conformación de la quina por la Corte Suprema, hasta la ratificación por parte del Senado. El caso paradigmático fue la conformación del Tribunal Ambiental de Antofagasta. En efecto, conforme a la Ley 20.600 dicho tribunal debía estar operativo el 28 de junio de 2013. Sin embargo, los 5 ministros fueron nombrados recién el 12 de julio de 2017, es decir 4 años después de lo exigido por la ley. En dicho proceso la participación del Gobierno y el Senado, de esa época, contribuyó con 924 días en promedio de demora, es decir, 2,5 años.

Como enseña el gráfico, hasta ahora la principal demora ocurre en la elección del candidato por parte del Presidente. En efecto, en promedio el 84% del tiempo corresponde a la selección del ministro por parte del Gobierno. Sin embargo, postulamos que la demora, más que a negligencia, se debe a la dificultad que plantea los acuerdos con el Senado al momento de nombrar ministros. Lo anterior es relevante, porque las excesivas demoras en los nombramientos afectan la capacidad y fuerza de trabajo de los tribunales ambientales al verse privados de la totalidad de sus ministros. Esto repercute en una justicia ambiental expedita, lo cual impacta en el desarrollo de proyectos de inversión. En efecto, desde la creación de los tribunales ambientales, se han judicializado proyectos por un monto equivalente a US$ 30.622 millones.[2]


[1] No fue posible medir el tiempo que transcurre en el proceso de selección en la ADP y la Corte Suprema, debido a que en la página de la Alta Dirección Pública la información está incompleta, por tanto no es posible hacer las respectivas comparaciones.

[2] CChC, CPC y OJ. Informe n°11: proyectos de inversión en el SEIA. 4° trimestre 2018. (http://www.cpc.cl/wp-content/uploads/2019/01/190125-Informe-N%C2%B011-especial-judicializaci%C3%B3n-de-proyectos-CPC-OJ-CChC.pdf).