Señor Director:

Agradezco la respuesta del magistrado Hernán Farías (presidente de la Asociación de Magistrados de los Tribunales Tributarios y Aduaneros, TTA), porque ayuda a visualizar los problemas de que adolecen estos tribunales. Tematizar las deficiencias es el primer paso para solucionarlas, con lo cual gana la ciudadanía y ganan las instituciones públicas.

El magistrado Farías hace una lectura parcial del informe. Es un error interpretativo imponer a un texto algo que nunca se propuso. Nuestro informe “Tribunales Tributarios y Aduaneros: ¿problemas de expectativas?” únicamente muestra una correlación: que los tribunales que más rechazan son aquellos que, en la práctica, han sufrido la mayor disminución de ingresos. Nunca se afirmó la existencia de una causalidad.

Dicho esto, la correlación existe. Por ejemplo, el 3º TTA de la Región Metropolitana falla el 81% de las veces contra el contribuyente y ha sufrido una disminución de ingresos del 27%. Mientras que el 2º TTA de Santiago, que resuelve un 57% de las veces a favor del fisco, solo ha experimentado una disminución de ingresos del 10%. Es evidente que de estos porcentajes no es posible concluir si los jueces tributarios fallan conforme o contra Derecho.

En este sentido, concordamos con el magistrado Farías en que deben detectarse las causas que expliquen esta relación entre disminución de ingresos y alto porcentaje de rechazo. En su carta esbozó algunas posibilidades, a las cuales agregamos, por ejemplo, que las deudas tributarias están sujetas a un interés moratorio del 18% anual a favor del fisco. Este gravoso interés, sumado al tiempo que demoran los TTA en resolver y a una alta probabilidad de perder, constituyen explicaciones plausibles de que los contribuyentes desistan de acudir a los tribunales tributarios y aduaneros.

Juan Francisco Cruz Salas
Observatorio Judicial