Más allá de si es una buena o mala decisión (haber promovido el art. 80), esto habla de lo poco institucionalizado que están los procesos disciplinarios dentro del Poder Judicial (…) Al final lo que muestra es una debilidad institucional”, José Miguel Aldunate a El Mercurio.