Señor Director:

En la reciente sesión de Constitución, donde los senadores expresaron su opinión sobre la ministra Repetto, el senador Felipe Harboe señaló que el Senado no se limita a revisar los antecedentes técnicos y de mérito del postulante a la Corte Suprema, sino que también a escrutar la “cosmovisión social” del juez, porque son sus “legítimas opiniones” las que se plasman en sus sentencias.

Es importante que la Corte Suprema cuente con un amplio espectro de sensibilidades políticas y sociales. Sin embargo, discrepo del senador, porque lo fundamental es que quienes resulten elegidos tengan la capacidad de suspender sus visiones personales al momento de fallar, tal y como lo exige la independencia judicial. Solo así puede regir el imperio de la ley, donde el juez hace valer normas que reflejen no sus “legítimas opiniones”, sino aquella “cosmovisión” que como sociedad hemos construido democráticamente.

Los senadores, más que indagar las opiniones valóricas del juez, deben escrutar su capacidad de estar a la altura de dicha tarea.

Juan Francisco Cruz Salas
Observatorio Judicial