Un grupo de jueces tiene la llave de los nombramientos, lo que puede favorecer el posible tráfico de influencias. Desde la Asociación Nacional de Magistrados señalan que falta un mecanismo de elección autónomo.

Los problemas estructurales

El director ejecutivo del Observatorio JudicialJosé Miguel Aldunate, señala que el caso de Rancagua también abre una pregunta sobre el control disciplinario interno y “que parece haber fallado”. Explica: “Por una parte se observan muy pocas sanciones, y las que se aplican tienden a ser una entidad muy baja. Por otra, los sistemas de control dentro del Poder Judicial muchas veces se confunden con el sistema de nombramiento y las promociones a lo largo de la carrera judicial. Y ambos se rigen por lógicas sumamente jerárquicas”.

Y agrega: “Las lógicas de encierro que generan las instituciones muy jerárquicas, y con escasa transparencia, son tierra fértil para este tipo de situaciones. Lo hemos visto en la Iglesia y también en los partidos políticos. Los ciudadanos tenemos un conocimiento muy escaso de lo que ocurre al interior del Poder Judicial”.

Lee la noticia completa en:
https://www.pauta.cl/cronica/crisis-en-la-corte-de-rancagua-revela-concentracion-de-poder-en-jueces