“La verdad es que sigue siendo difícil tener una opinión, porque el caso sigue en desarrollo. Obviamente, a toda la ciudadanía le interesa que se esclarezca la verdad sobre lo ocurrido en los incendios del metro y es importante que la justicia sea efectiva y (se) colabore con la investigación de la fiscalía”.

Es lo que dice el director ejecutivo del Observatorio Judicial, José Miguel Aldunate, sobre el primero de los casos formalizados ayer por los incendios ocurridos en estaciones de metro. Correspondía a la investigación contra un adolescente de 16 años.

Aldunate agrega que en ese caso – y otros que eventualmente vayan conociéndose- “una investigación seria debe resguardar las garantías procesales de los imputados, especialmente si son menores de edad”.

Insistió, sin embargo, en que esta es “una opinión preliminar para un caso aún muy preliminar”.

Lo anterior, dado que ayer lo que se hizo fue comunicar al joven cuáles serían los hechos por los cuales se le investigaba penalmente, en qué elementos de juicio sostenía esa imputación la fiscalía, y ahora la indagatoria continua su curso.

Sobre la medida cautelar decretada, el abogado comentó escuetamente que “la internación provisoria parece una medida prudente, atendida la gravedad de los hechos” que el Ministerio Público le atribuye al adolescente.

Por la tarde de ayer se desarrolló la segunda audiencia de formalización de la indagatoria contra un sospechoso de incendiar el metro.

En este caso la imputación estaba dirigida contra un adulto (33 años). Y al igual que en el caso del menor, el Magisterio Público contaba con imágenes de cámaras de seguridad, así como con ropa que le fue incautada, coincidente con la que usaba cuando fue captado en los registros.

Aldunate expresó que esta es “también una historia a la que todavía le falta mucho desarrollo al igual que a la del menor, pero me parece que está aquí toda la ciudadanía interesada en saber qué pasó. Hay un elemento que tiene que ver con las particularidades del caso y la tarea de los jueces es hacerle justicia al caso.

El abogado insistió, ademas, en que no se puede olvidar que es un caso especialísimo, dadas las condiciones del país y que, por lo tanto, es relevante que “la fiscalía ponga especial atención en estos dos imputados”.

Asimismo, el director ejecutivo del Observatorio puntualizó que “me parece prudente que los jueces hayan dictado la prisión preventiva, pero por su puesto -dijo- no deben perderse de vista las garantías de los imputados.

“Como comentario aparte, tal vez, lo que uno podría decir es que habla bien de la judicatura chilena que en circunstancias de altísima violencia y conmoción del orden público, como las que estamos viviendo, pueda funcionar con normalidad. No hay mucha información detallada sobre cómo en general ha funcionado esto, pero por lo menos en estos dos casos parecen funcionar en regla y, al final, lo que todos los chilenos esperamos es que se restablezca la normalidad y que podamos esclarecer los hechos”.