El Observatorio Judicial hizo un estudio sobre cómo vota la Sala Constitucional de la Corte Suprema, entre el segundo semestre de 2016 y todo 2017. Entre sus conclusiones se detectó “una sala con claras alianzas y rivalidades, identificando a los ministros Haroldo Brito y Sergio Muñoz como los grandes disidentes respecto de la mayoría”. También, el documento señala que “la sala parece haberse uniformado en torno al liderazgo del ministro Sergio Muñoz, quien pasó desde la posición minoritaria a liderar la mayoría. Asimismo, la gran disidente del período fue la ministra Rosa Egnem, observándose una marcada rivalidad con el ministro Muñoz”.Concluye, además, que quienes presentaron una proporción más alta de votos disidentes son fueron los ministros Rosa Egnem (48 %) y Muñoz (34,6 %). Asimismo, el magistrado es quien lidera el número de sentencias redactas, con 84 fallos.

José Miguel Aldunate, director ejecutivo del Observatorio Judicial, dijo que “Sergio Muñoz es un ministro que pesa muchísimo en la Tercera Sala. Nosotros hicimos un estudio que muestra en números el peso enorme que ha adquirido. Él marca las coaliciones dentro de la Tercera Sala, por lo menos en términos de voto. Es el que más sentencias redacta, que más presencia tiene y las coaliciones dentro de la Tercera Sala se alinean con o contra él. Él es el factor definitorio”.

Agregó que “es un ministro muy ambicioso y que intenta por la vía judicial decidir temas que muchas veces son políticamente discutibles, en materias en que la ley es poco clara o derechamente contraria a lo que él está sosteniendo. Esto no significa que él deje de razonar como ministro, pero vemos que se tensiona el derecho”.